LA CALIDAD EN EL HELADO ARTESANO

LA CALIDAD EN EL HELADO ARTESANO

Artesanía es esa palabra que de puro usarla a diestro y siniestro por todos los fabricantes ha quedado vacía de contenido. Cuando nos reunimos los heladeros que nos consideramos artesanos discutimos sobre esta cuestión y nunca hemos podido consensuar una serie de normas que nos identifiquen y engloben a todos de manera inequívoca.

El otro día, en el súper, pasé por la isla de los helados y allí estaban las principales marcas, los grandes del mercado heladero industrial. Por curiosidad tomé una barra y leí el etiquetado. De golpe y porrazo comprendí una cosa, que a pesar de que los pequeños productores, no nos ponemos de acuerdo en definir lo que es un helado artesano, se puede distinguir perfectamente lo que no lo es, lo que sí podríamos llamar un helado industrial y de bajísima calidad.

  • En primer lugar, el helado de fresa no llevaba fresa. Lo indicaba la leyenda “sabor a…” que quiere decir que el helado no cumple el mínimo que la normativa prescribe para que un helado pueda llevar el apelativo de “helado de fresa”. Ni un gramo de fresa. Todo colorante y aromas.
  • En segundo lugar estaba hecho con leche descremada, y en vez de nata o mantequilla, llevaba grasas hidrogenadas, habitualmente son de palma y coco, las más perjudiciales para la salud cardiovascular y también las más baratas.
  • En tercer lugar el peso. El helado es una masa batida, es decir, contiene aire. Si el helado no llevara aire sería un bloque de natilla congelada, estaría demasiado frío y no se fundiría tan placenteramente en la boca. El aire es un ingrediente más del helado, pero todo tiene un límite. En el helado artesano el peso puede rondar, según los sabores entre los 750 y los 900 gramos. Los industriales, por el tipo de maquinaria que utilizan, pueden “inflar” el helado hasta el límite legal de los 430 gramos, a partir del que se debe denominar “mousse helado”.

Nuestro helado de fresa, digo bien, de fresa, no sabor a fresa, en comparación con el industrial del súper reúne las siguientes características:

  • 30 % de fresas naturales.
  • 3 % materia grasa exclusivamente láctea.
  • Peso: entre 760 y 780 gramos.

 

Si compráis un helado de fresa de Monerris para vosotros o para vuestros hijos estaréis tomando además de un postre delicioso, un alimento con todas las vitaminas y nutrientes de las fresas y la leche.

Ya hablaremos otro día de los porcentajes de los ingredientes de los demás helados de Monerris. Y podréis comprobar que nuestra obsesión es hacer un helado delicioso, cremoso, natural y nutritivo.

Publicado en DULCES HELADOS  

15-05-2015

Su comentario ha sido enviado con éxito. Gracias por comentario!
Agregar un comentario!
Nombre:*
Email:*
Mensaje:*
  Captcha
  Agregar un comentario!